ENTRENAMIENTO PERSONAL Y EMBARAZO

Después de muchas preguntas y consultas de amigas y clientas embarazadas, hoy queremos acercaros un poco mas a todas aquellas mujeres que esperáis un niño o ya lo habéis tenido, la mejor manera de realizar ejercicio.

Lo primero y más importante es que tengáis muy claro que la forma más segura y con más garantías de llevar un embarazo cómodo y mantener y recuperar la figura es poniendo vuestro entrenamiento en un profesional, en este caso el entrenamiento personal.

La práctica de ejercicio físico mejora la condición cardiovascular y muscular, favorece la corrección postural y evita un aumento excesivo de peso, lo que proporcionará a la embarazada una mejor condición física general y le permitirá enfrentarse al trabajo del embarazo y parto con menos riesgos.

Así mismo disminuye las molestias digestivas y el estreñimiento, aumenta el bienestar psicológico reduciendo la ansiedad, la depresión y el insomnio y crea hábitos de vida saludables.

Mejora la tensión arterial y protege frente a la diabetes gestacional, pudiendo ser empleado como tratamiento alternativo que permitiría disminuir o incluso suprimir el uso de insulina.

Acorta el tiempo de hospitalización postparto y reduce el número de cesáreas.

El nivel de adaptación al ejercicio físico previo al embarazo será un factor determinante en la tolerancia y posibilidades de realizar actividad física: a mayor adaptación aeróbica, mayor eficiencia cardiorrespiratoria y energética, mejor vascularización de los tejidos y mayor capacidad de eliminar calor.

La prescripción de ejercicio físico deberá ser individualizada y sometida a controles médicos regulares.

– Se recomendarán programas de ejercicio aeróbico realizados a intensidad moderada que no debe superar el 70% del volumen máximo de oxígeno de la gestante, manteniendo frecuencias cardíacas maternas por debajo de 140 latidos por minuto (70% de su Frecuencia Cardíaca máxima teórica,). Luego esta mujer al realizar un ejercicio aeróbico o de resistencia ( por ejemplo bicicleta estática) no debe superar los 133 latidos por minuto. La condición anaeróbica es menos importante durante el embarazo.

– El ejercicio ha de realizarse de forma regular (3-4 sesiones de 20-30 minutos por semana) y no de forma intermitente o discontinua.

– Se debe evitar realizar ejercicio físico a intensidades elevadas o en el ámbito competitivo así como los aumentos bruscos de la cantidad de ejercicio.

– Si se realiza ejercicio algo intenso, no se debe prolongar durante más de 15 minutos ni practicarlo en clima caluroso y húmedo por el riesgo de deshidratación e hipertermia (aumento de la temperatura).

– Hay que realizar calentamiento previo y “enfriamiento” posterior (durante 5-10 minutos, acompañado de estiramientos y relajación antes y después de cada sesión).

– Hay que evitar los deportes de contacto, saltos, choques o contragolpes.

– Hay que limitar los movimientos de gran amplitud por la hiperlaxitud articular existente en la gestación, que condiciona un mayor riesgo lesiones musculoesqueléticas y de las articulaciones ( luxaciones y esguinces).

– Hay que evitar (siempre que se hagan sin supervisión del entrenador):

  1. Los ejercicios de equilibrio, con riesgo de caídas o traumatismo abdominal en el 3º trimestre.
  2. La posición estática durante periodos prolongados.
  3. Los cambios bruscos de posición por el riesgo de mareos y caídas.
  4. Se restringirá la realización de maniobras de Valsalva, de espiración forzada con la boca y la nariz tapada, que reducen la oxigenación fetal.

Home Fitness tiene entre sus especialidades el entrenamiento personal para mujeres embarazadas y para la recuperación muscular tras el parto.

ANOREXIA Y BULIMIA, TRANSTORNOS ALIMENTICIOS DEL SIGLO XXI

A las puertas del siglo XXI una nueva epidemia se va extendiendo entre las sociedades industrializadas, y afecta sobre todo a adolescentes. Esta legión de personas que se va incrementando peligrosamente comienza a alarmar a especialistas en medicina, sociólogos, e incluso llega en forma de advertencia de su magnitud al Congreso y al Senado.

¿Qué nueva enfermedad es esta? ¿Cuáles son sus síntomas y cómo puede prevenirse?.

No está todavía registrada por la OMS en su conjunto, aunque si alguna de sus variables: Anorexia y Bulimia nerviosas, trastornos dismórficos, obsesivo compulsivos, problemas emocionales y de conducta…

 

En definitiva se trata de una obsesión moderna por la perfección del cuerpo, es la nueva “epidemia del culto al cuerpo”.

Todos estos trastornos comparten varios síntomas en común, desear una imagen corporal perfecta y distorsionar la realidad frente al espejo. Esto ocurre porqué en las últimas décadas, ser físicamente perfecto se ha convertido en uno de los objetivos principales de las sociedades desarrolladas. Es una meta impuesta por nuevos modelos de vida en los que el aspecto parece ser el único sinónimo válido de éxito, felicidad e incluso salud.

Así en una reciente encuesta realizada en EEUU a 30.000 personas y publicada en el Psichology Today se destaca que un 93 % de las mujeres y un 82 % de los varones interrogados están preocupados por su apariencia y trabajan para mejorarla.

Es abrumador el número de personas que desearían estar en el “cuerpo de otro”. Según los expertos en psiquiatría desear una imagen perfecta o casi perfecta no implica padecer una enfermedad mental, sin embargo aumenta las posibilidades de que aparezca.

Y es en la adolescencia, cuando este tipo de obsesión se está convirtiendo en una pesadilla, ya que con una personalidad aún no configurada ni aceptada, con unos medios de comunicación que transmiten constantemente modelos de perfección y belleza, se sienten en la obligación de ser cuerpos “Danone” sacrificando su salud y llegando hasta las últimas consecuencias en sus conductas inadecuadas.

Los trastornos de alimentación son todos aquellos que se caracterizan por presentar alteraciones graves en la conducta alimentaria. Los más frecuentes son la anorexia y la bulimia nerviosas.

ANOREXIA NERVIOSA

La Anorexia nerviosa es una enfermedad mental que consiste en una pérdida de peso derivada de un intenso temor a la obesidad y conseguida por la propia persona que enferma a través de una serie de conductas.

Afecta preferentemente a mujeres jóvenes entre 14 y 23 años.

Señales de aviso.

– Preocupación excesiva por las calorías ingeridas.

– Llevar prendas de vestir olgadas.

– Ejercicio excesivo.

– Variaciones en el estado de humor.

– Evitan actividades sociales relacionadas con comer.

Diagnostico.

– Miedo a ganar peso aun estando por debajo de lo normal.

– Imagen de si misma trastornada.

– En mujeres trastornos en el ciclo o ausencia de estos

BULIMIA NERVIOSA

La Bulimia nerviosa es un trastorno mental que se caracteriza por episodios repetidos de ingesta excesiva de alimentos en un corto espacio de tiempo en forma de “atracones” y una preocupación exagerada por el control del peso corporal que lleva a la persona afectada a adoptar conductas inadecuadas y peligrosas para su salud.

Afecta también mayoritariamente a mujeres jóvenes aunque algo mayores que en la anorexia.

Señales de aviso.

– Perdida y ganancia de peso notables.

– Preocupación excesiva del peso.

– Visitas al baño tras las comidas.

– Estado de humor depresivos.

– Dietas estrictas después de haber comido mucho.

– Criticas al aspecto físico.

 

Diagnostico.

– Episodio recurrentes de ingesta rápida y abundante de comida.

– Falta de control sobre el comportamiento alimentario.

– Provocación de vómitos, uso de laxantes y diuréticos.

– Dietas de ayuno total y ejercicio.

– Excesiva preocupación por la forma fisica y el peso corporal.

Si tienes alguno de estos síntomas o sospechas que alguien a ti puede tenerlos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Tratamos tanto a nivel de entrenamiento como nutrición.

 

Rodrigo Mazos, entrenador personal.